Celis buscaba pistas clandestinas cerca de Paraná para descargar la droga

Policías revelaron que la organización narco estudiaba posibles lugares donde construir pistas clandestinas para el aterrizaje de avionetas cargadas con marihuana. Además se exhibieron comunicaciones que comprometen a la ex policía Griselda Bordeira y el concejal Pablo Hernández.

Celis buscaba pistas clandestinas cerca de Paraná para descargar la droga

De la Redacción de Página Judicial

Los roles estaban perfectamente asignados en la banda narcocriminal que encabezaba Daniel Andrés Celis, y en ese esquema de organización había quienes se ocupaban de detectar campos que estuvieran en cercanías de Paraná y fueran aptos para montar una pista clandestina en la que pudieran aterrizar los aviones que transportaban la droga.

Aldea Brasilera, Aldea Salto, Sauce de Luna, Bovril, Alcaraz y Villa Urquiza fueron opciones antes de acordar, primero, la edificación de una pista en un campo de María Grande y, más tarde, en Colonia Avellaneda, donde finalmente aterrizó la narcoavioneta el 28 de mayo de 2017.

En un principio, esa tarea estaba a cargo de Sergio Baldi o Marcos Velázquez, aunque quien daba la aprobación final era Carlos De la Fuente. Pero tras la caída de Daniel Celis, y cuando su hermano Miguel Ángel Celis asumió un rol más preponderante, éste delegó esa función en Luis Orlando Céparo, que fue quien contactó a los hermanos José y Omar Ghibaudo, los dueños del campo de María Grande y de Colonia Avellaneda, donde finalmente aterrizó la avioneta cargada con 317 kilos de marihuana.

Esa fue, probablemente, la revelación más trascendente de la cuarta jornada del juicio que tiene a Tavi Celis y al intendente Sergio Varisco sentados en el banquillo como acusados de promover actividades de comercio de estupefacientes.