La entrega de los atributos presidenciales otra vez genera polémica entre el oficialismo y la oposición

Macri tenía todo organizado para repetir el protocolo que siguieron Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando De La Rúa, pero el Presidente electo quiere que el traspaso se realice en el Congreso. El antecedente de 2015

A menos de un mes para que Mauricio Macri abandone la Presidencia, su equipo de colaboradores le llevó una propuesta de traspaso de mando que obtuvo una aceptación inmediata: la entrega del bastón y la banda presidencial a Alberto Fernández sería en la Casa Rosada.

Siguiendo el mismo protocolo empleado en 1989 por Raúl Alfonsín, cuando le entregó los atributos a Carlos Saúl Menem en Casa de Gobierno; o en 1999 cuando el presidente riojano actuó de manera similar con Fernando De La Rúa; desde la Secretaría General de la Presidencia tenían todo armado para repetir esa tradición.

Si bien la Constitución indica que el nuevo jefe del Ejecutivo debe jurar en el Congreso, nada dice del bastón y la banda presidencial, cuyas entregas se realizan en una ceremonia protocolar que no está regulada y que siempre se hizo en La Rosada. Néstor Kirchner, en 2007, fue el primero en alterar ese procedimiento y hacer el traspaso en el Congreso, cuando asumió su esposa, Cristina Fernández.

De acuerdo al cronograma elaborado por el secretario Fernando De Andreis, la jura de Alberto Fernández y Cristina Fernández tendría lugar en el Congreso. “La vicepresidente electa toma juramento y se hace cargo de la Asamblea Legislativa en reemplazo de Gabriela Michetti. Y luego, ya en funciones, Cristina invita a Alberto a ocupar su cargo de Presidente”