Cintia Almeida siguió cobrando mientras el ex Concejal Hernández estaba preso y su patrimonio creció considerablemente

El  patrimonio   de la  esposa   del ex  concejal   preso   Pablo   Hernández    mientras   el edil   estaba   en la cárcel   creció   exhaustivamente,   según   podo   saber   Que  Sabes Digital  Cintia  Almeida  tiene   un buen  pasar  económico.  De acuerdo  a versiones  recabadas  por  Que  Sabes  Digital  Cintia  Almeida,  no  fue   dejada  cesante  en sus   funciones, ya  que  cobraba   como colaboradora   y  asesora   de su marido   el  ex  concejal  Pablo  Hernández  sin  ir  nunca   a trabajar,  ni   presentar   su   presente   en   ninguna    oficina dependiente   del    municipio,   ya  que la oficina  del  edil  Hernández  fue  totalmente  desmantelada  y no   ejerce   funciones   para  la comuna  de esta  ciudad.

 

Hernández está detenido, sin función alguna en el Concejo Deliberante de la capital entrerriana, pero sigue cobrando religiosamente su sueldo como si nunca hubiera pasado nada.

 

El concejal entre rejas tiene una remuneración mensual de 74.300 pesos, pero al municipio le sale 122.300 pesos, teniendo en cuenta los aportes patronales y la ART. Es decir que Hernández, en un año, percibió de la Municipalidad de Paraná un total de 1.590.000 pesos y a nadie se le movió un pelo. Son doce meses y dos y medio aguinaldos; es decir, algo así como 13 sueldos.

El concejal radical Pablo Hernández está preso en la Unidad Penal 1 de Paraná desde el 4 de junio de 2018, en el marco de la causa denominado narcomunicipio, que provocó una particular conmoción pública el año pasado y determinó un fuerte desgaste político al intendente Sergio Varisco, imputado en la causa federal que irá a juicio en septiembre próximo. Pese a ello, nunca dejó de percibir su sueldo. En un año, cobró 1.590.000 pesos. Su empleado auxiliar -que tampoco tiene funciones-, percibió cerca de 800 mil pesos en ese mismo lapso.

No es la única persona que percibe una remuneración. También cobra un salario mensual una asistente auxiliar que dispone, que sería la actual esposa de Hernández. En realidad, Hernández tenía un grupo de más personas percibiendo dineros públicos a su alrededor, pero solamente quedó una sola. El sueldo de esa persona -que no tiene función alguna hace un año- es de 41.100 pesos, que pasa a 60.500 pesos con aportes. O sea que en un año cobró 786.000 pesos del Estado municipal

Foto de Cintia Almeira.

foto:(cintia almeida   y su  esposo  Pablo Hernández)

Cintia  Almeida  se la ve  durante   las mañanas   y  por   las tardes   en su   local   de  ropa,  que tiene  en  la galareia  Almendral  de  Peatonal  San   Martín  de la  cual es  propietaria  única. La   verdad,  no se puede  entender  por que  siguió  cobrando  Cintia  Almeida    su   sueldo  y   el de su    esposo    porque   Pablo  Hernándes, su concubino   no  era  más   concejal  y  se encuentra   en la cárcel  por la causa narcomunicipio. Hoy  Pablo   Hernández, se encuentra  en el banco  de acusado y  detenido   hasta, que  el juez  dictamine   la  sentencia  para  saber  si es  culpable   o inocente, en el  delito  que  se le imputa   como funcionario  del  municipio, en la gestión   del intendente   Sergio   Varisco.

Siempre se sostuvo que el edil oficialista fue quien hizo de nexo político con Daniel “Tavi” Celis, uno de los principales jefes del narcotráfico en Entre Ríos, con varias causas sobre sus espaldas. Celis pactó con Varisco a partir de las relaciones de Hernández, quien conoce al jefe narco desde hace muchos años y en especial por ser vecinos de un mismo barrio.

Nadie del bloque varisquista hizo planteo alguno en estos 365 días que pasaron, para pedir la remoción de Hernández. Ni siquiera para concretar un descuento en su sueldo, como hubiese correspondido, como un gesto mínimo. Los concejales de Cambiemos, Paraná de Pié y el Frente Renovador lo podrían haber hecho después de la tercera falta consecutiva. Saliendo Hernández, por un delito grave, como sus vinculaciones con el narcotráfico, podía haber sido automáticamente reemplazado por Francisco Avero. De esa manera lograban los dos tercios del cuerpo deliberativo y la mayoría especial. Pero prefirieron darle cobertura a Hernández y ceder a las presiones que pudo haber ejercido el grupo narco ligado al municipio, en vez de decidir por una cuestión lógica e institucional.

La  verdad   que  a la  municipalidad   le faltan   herramientas   y  dinero para   hacer   frente  cuestiones  que tienen, que  ver con el salario   y  los servicios  básicos  de  una  ciudad  que pide porque  la basura  se junte,   las obras    se realicen   hoy   están    paralizadas  y  el dinero  de todos fue a  parar para pagar  sueldos   de la familia   Hernàndez.

Fuente: quesabesdigital