El Banco de Alimentos recuperó cerca de 14 toneladas de alimentos en 4 meses

Un grupo de voluntarios trabaja para evitar el desecho de comida en la ciudad. Desde que funcionan salvaron 13.807 kilos que fueron destinados a 67 organizaciones sociales. La comida llegó a alimentar a 8.700 personas que asisten a comedores y merenderos.

El Banco de Alimentos de Paraná (BAP) se consolidó como una organización hace cuatro meses. Surgió con el objetivo de rescatar alimentos aptos para el consumo, antes de que sean descartados por las empresas que comercializan los productos alimenticios. Con la comida en su poder, su misión es servir de nexo entre esas empresas y aquellas organizaciones sociales que alimentan a cientos de chicos y a personas en situación de calle.

En los primeros cuatro meses de esta tarea solidaria, el BAP consiguió rescatar 13.807 kilos, que fueron destinados a 67 organizaciones sociales, las cuales alimentaron a 8.700 personas. En diálogo con EL DIARIO, María Paz Montenegro Bernard, presidenta de la organización, comentó cómo hacen posible la acción social y las metas que se proponen.

“El año pasado hicimos varias pruebas pilotos apoyados por el Banco de Alimentos de Santa Fe, y hace cuatro meses que fuimos aprobados por la Red Argentina y ya estamos oficialmente como ‘iniciativa de Banco de Alimentos’”, recordó Montenegro y agregó que de las casi 14 toneladas de alimentos ya entregaron más de 11.000 kilos, por lo que tienen stock para seguir entregando durante cada semana.

En referencia a los productos que están recuperando, María Paz señaló que “los rescates que más hacemos son en la Serenísima (empresa láctea) y vamos aproximadamente cada 15 días. Estamos en un promedio de 5.000 unidades de yogurts por mes entregando, es una de los productos más recuperados”.

Ante la necesidad de que esos alimentos sean entregados de inmediato, la referente explicó que cada organización busca los yogurts con sus vehículos. “Nosotros aseguramos la inocuidad de los productos, los Bancos de Alimentos somos la garantía para que la comida llegue en buenas condiciones a las personas que los consuman”, resaltó la presidenta de la organización que funciona con 12 voluntarios.

METAS. La meta a corto plazo del Banco de Alimentos de Paraná es conseguir un depósito para almacenar los alimentos que reciben de diferentes empresas.

“Es un cuello de botella importante no poder contar con un depósito, es uno de los temas que nos preocupa. Nuestro sueño es poder construir en algún terreno cedido”, destacó la referente del BAP, y agregó que el lugar les facilitaría la logística para poder preparar los pedidos y la entrega a las instituciones. “Hoy nos lleva mucho tiempo ir a buscar a los depósitos prestados”, apuntó.

La ONG Suma de Voluntades es una de las organizaciones sociales que encuentra en el BAP una gran ayuda para llevarle alimentos a los barrios más vulnerables de Paraná. Foto: Gentileza BAP.

CÍRCULO VIRTUOSOS. Los bancos de alimentos son organizaciones sin fines de lucro, que a través de la firma de convenios con empresas, “rescatan” alimentos en perfectas condiciones de consumo, que por diferentes razones, salen del circuito comercial y por no tener la posibilidad de esta recuperación, se transformarían en desperdicios, una situación totalmente incongruente con las necesidades de un gran sector de la población y con el necesario cuidado del ambiente. Luego del almacenamiento y clasificación de la los alimentos, la contraparte de este círculo virtuoso, son las organizaciones beneficiarias, con personería jurídica y reconocida trayectoria, quienes también firman convenios con el Banco comprometiéndose a hacer entrega en tiempo y forma de los alimentos recibidos.

El BAP cuenta con 12 voluntarios. Foto: Gentileza BAP.

Juntos para fortalecerse

La Red Argentina de Bancos de Alimentos (BdA) es una asociación civil sin fines de lucro que agrupa a 14 BdA, distribuidos en 13 provincias del país. Fue creada en 2003 como una iniciativa de los propios BdA para potenciar el trabajo conjunto, acompañar su desarrollo, fomentar la creación de nuevos bancos y favorecer alianzas estratégicas que contribuyan a la construcción de una Argentina bien nutrida y sin hambre.
Sólo en 2018 se distribuyeron más de 12 millones de alimentos entre 2.670 entidades, que beneficiaron a cerca de 400.000 personas.

 

El trabajo voluntario del Banco de Alimentos paranaense es posible gracias al vínculo con diferentes empresas de la ciudad.
Foto: Gentileza BAP.(fuente el diario)