Cometió tres hechos a los tiros y fue sentenciado en un juicio abreviado

Un joven de 21 años reconoció ser el autor de tres violentos hechos en los que el común denominador fue el uso de armas de fuego y aceptó cumplir dos años de prisión de cumplimiento efectivo.

El juez de Garantías Nº4, Mauricio Mayer, resolvió homologar el acuerdo de juicio abreviado que le presentaron los fiscales Paola Farinó y Juan Francisco Ramírez Montrull y Javier Aiani, defensor del acusado Héctor Nahuel Flores, y dictó sentencia en los términos del acuerdo alcanzado con el consentimiento del imputado.

En la audiencia de presentación del acuerdo, Flores dio su consentimiento sobre la calificación legal y brindó su reconocimiento expreso de la comisión de los hechos que le fueron endilgados. Se trató de tres hechos que se subsumieron en las calificaciones legales de Amenazas calificadas, Abuso de armas y Lesiones graves en grado de tentativa calificadas por el uso de arma de fuego. Además, Flores fue declarado primer reincidente.

Las causas se tramitaron en tres legajos en los que el joven compartió responsabilidad con otros coimputados. En el primer legajo se le imputó que “el 26 de marzo de 2019, a las 12.20 aproximadamente, en la intersección de calles 937 y calle Juan B. Justo del barrio Capibá de Paraná,  Micael Ariel Gustavo Mamani, Héctor Nahuel Flores y Francisco Agustín Flores, profirieron palabras amenazantes a Alexis Exequiel Suárez diciéndole: ‘te vamos a prender fuego, te vamos a tirotear’ portando Mamani un arma de fuego tipo revolver con la cual le efectuó dos disparos hacia Suarez, el cual se encontraba en la vía pública sobre calle 937, sin lograr herirlo, para luego darse a la fuga por calle Juan B. Justo, siendo aprehendidos a pocos metros del lugar por personal policial”.

En el segundo legajo se le atribuyó que “el 14 de abril de 2019, alrededor de las 17.30 Isaías Franco, Yair Franco y Flores se hicieron presentes en la intersección de calle Pichón Sánchez y Cortada Nº 952 de Paraná y muñidos de armas de fuego, no obstante el riesgo que ello representa para la vida efectuaron disparos hacia la persona de Rodrigo Alejandro Retamal, no logrando lesionar al mismo”. En el último, se lo acusó de que “el 13 de abril, alrededor de las 21, en circunstancias en que Nicolás Nahuel Martínez se dirigía caminando por calle Facundo de Paraná, es abordado por Flores quien al mando de una moto se le acerca, le dice ‘y ahora gato’ y le efectúa un disparo con un arma de fuego posiblemente calibre 22 que impacta en la pierna derecha de Martínez, lesión que lo inhabilitó laboralmente por el término menor a un mes”.

Uno de los hechos ocurrió en barrio Capibá.

La calificación legal de los delitos atribuidos a Flores en el acuerdo fue fruto de la negociación que permite el instituto de juicio abreviado. En este sentido, la imputación por el ataque a Suarez en barrio Capibá, fue subsumida en la figura de Amenazas calificadas. La acusación por el disparo que le efectuó a Martínez, que inicialmente fue calificada como Homicidio en grado de tentativa, Fiscalía estimó que, atento a que se reunieron elementos de convicción suficientes para subsumirlo en la de Lesiones graves en grado de tentativa, calificadas por el uso de arma de fuego. Finalmente, el ataque a Retamal se lo subsumió en la figura de Abuso de arma, como coautor.

Testimonio

Entre las evidencias que fueron reunidas durante la Investigación Penal Preparatoria se destacó el testimonio de una mujer que relató, en relación al primer legajo que el día del hecho, alrededor de las 12.30 “escuchó unas detonaciones de arma de fuego, dos disparos, y es ahí que una vecina le dijo que su hijo salió corriendo y se metió en la casa de otro vecino, y al salir de su domicilio la denunciante se encuentra con tres masculinos a quienes no conocía, y uno que vestía remera azul le dijo ‘tu hijo es una mamita cuando la agarramos solo, una vez lo amenazamos pero esta vez lo vas a encontrar tirado con un tiro en la cabeza, ya sabemos dónde vivís, te vamos a caer y prender fuego la casa’, que seguidamente vio una camioneta de la policía de color marrón y le dio aviso de lo sucedido, y agarran a estos tres sujetos en la gomería sobre calle Juan B. Justo a pocos metros de la esquina con calle 937”. También, en relación al tercer legajo, se señaló que un informe de la División Química Forense y Toxicología del 3 de abril de 2019arrojó como resultado que las cintas adhesivas tomadas en ambas manos de Mamani, que en la mano derecha dio resultado positivo, detectándosele plomo.