Nuevos requisitos para viajar a Nueva Zelanda

Desde el próximo 1 de octubre, quienes ingresen al país deberán contar con una autorización electrónica de viaje y pagar un impuesto a la conservación y el turismo.

Desde el próximo 1 de octubre, visitantes y pasajeros en tránsito que ingresen a Nueva Zelanda deberán contar, antes de viajar, con una autorización electrónica de viaje denominada NzeTA (New Zealand Electronic Travel Authority) y pagar un impuesto a la conservación y el turismo de visitantes internacionales, el International Visitor Conservation and Tourism Levy (IVL).

El sistema de solicitud de NZeTA ya está disponible para viajes que se inicien a partir del 1° de octubre de 2019,en la página de inmigración del gobierno neozelandés.

El NZeTA cuesta 9 dólares neozelandeses (US$ 5,77) desde la aplicación gratuita de Inmigración, o 12 dólares neozelandeses (US$ 7,70) si se completa el formulario online.

Por otro lado, la tasa internacional de conservación de visitantes y turismo (IVL), cuesta 35 dólares neozleandeses (US$ 22,45) y se paga al mismo tiempo que el NZeTA.

Entre otros datos, para obtener el NZeTA se deberá informar sobre el historial de condenas penales y si el viajero está buscando tratamiento médico en Nueva Zelanda. El permiso tiene validez por dos años, y permite varios ingresos en ese período.

Quién necesita el permiso

La autorización electrónica es requerida para todos los ciudadanos de países que actualmente están exceptuados de visa, entre ellos la Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y miembros de la Comunidad Europea. Aplica tanto para visitantes como para pasajeros en tránsito.

Los ciudadanos de países que ya requerían de un visado con anterioridad a esta nueva reglamentación, en tanto, deberán continuar realizando el trámite correspondiente, sin modificaciones.